La noche invita a moverse: Datos y consejos para correr cuando el sol se esconde

Por falta de tiempo o para capear las altas temperaturas, muchos aficionados deciden entrenar en horario nocturno. Sin embargo, deben tomar resguardos especiales.

20130901-135323.jpg
A pesar de que los especialistas coinciden en que la mañana es el mejor momento del día para practicar deportes, la ajetreada vida de las grandes capitales tiene como consecuencia de que muchos atletas aficionados decidan correr por las noches.

Y este tipo de actividad física es una tendencia que va al alza. Así lo corrobora, por ejemplo, el hecho de que se hayan agotado en apenas ocho días los cinco mil cupos para la corrida nocturna Brooks del sábado. “La gente se hace el tiempo para estar mejor. Le dedica más tiempo para el deporte”, señala Marcelo Kaplún, brand manager de la marca organizadora.

Para evitar lesiones

Correr cuando ya no hay luz natural implica para los deportistas tomar en cuenta una serie de medidas, para resguardar la integridad y evitar lesiones.

La principal de ellas tiene que ver con la visibilidad de los circuitos elegidos para el entrenamiento. “Se debe ubicar un lugar conocido, que no sea muy solitario y con seguridad. Debe ser iluminado”, explica el ultramaratonista y entrenador Matías Anguita.

Por muy obvio que parezca, la luz día siempre iluminará mejor que la linterna más moderna durante la noche. Esto significa que, una vez escondido el sol, también pueden “esconderse” hoyos y baches que podrían provocar lesiones.

“De noche, uno se expone a superficies que no son lisas, y aumenta el riesgo de lesionarse, a menos que la iluminación sea muy buena”, explica el traumatólogo de la clínica Meds, Roberto Abusleme.

El facultativo añade que “por el tema de la visibilidad, uno está expuesto a torcerse con mayor frecuencia. Y, en este sentido, a diferencia de los trotes normales de día, en donde las lesiones son por desgaste y sobrecarga, de noche se caracterizan por ser traumáticas”. Es decir, de noche aumenta el riesgo de esguinces y otras dolencias similares.

Por otra parte, no se recomienda comenzar a correr de noche con la misma intensidad del día. El cambio debe ser paulatino. “Hay muchos factores que cambian de la mañana o la tarde a la noche, como por ejemplo las comidas”, expresa el kinesiólogo de la clínica Meds, Claudio Montejo.

Hidratación y temperatura

En verano, quienes corren por las noches lo hacen para evadir el calor del día. Y como la temperatura nocturna es menor, la hidratación es un asunto que tiende a quedar rezagado en importancia.

“La persona tiene que hidratarse perfectamente igual a cualquier hora del día”, señala el doctor Abusleme, quien añade que el consumo de agua sólo se altera cuando los grados Celsius aumentan, no cuando bajan.

También se debe tener cuidado con evitar cambios bruscos de temperatura, y se debe cuidar la alimentación una vez terminado de correr de noche. “Después de entrenar, hay que consumir carbohidratos sólo para reponer”.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s