Del 5k al Maratón, del triatlón sprint al Ironman: ¿Por dónde empezamos?

20131212-231849.jpg
Este pasado 15 de septiembre, el gran Haile Gebresselassie obtuvo la 3ª posición en la media maratón del Great North en Escocia, tras un espectacular cierre con Moh Farah y Kenenisa Bekele. Gebresselassie es uno de los corredores de mayor éxito en la historia, y ha tenido una carrera impresionantemente longeva, con resultados de elite mundial desde los 1500ml hasta el maratón.

A lo largo de mi carrera como deportista he podido entrenar de manera sistemática para todas las distancias entre los 800m y el maratón (aparte del triatlón). Como entrenador, he podido entrenar también a corredores para pruebas desde velocistas de 60ml en pista cubierta hasta ultrafondistas de 100kms en ruta (alguno de ellos de los mejores de Europa), Ultra-Trails de montaña de muchas horas, e incluso carreras por el desierto de varios días. En triatlón, he podido dirigir desde niños que se inician a nadar o pedalear sin ayuda hasta numerosos finishers de Ironman, incluyendo clasificados para Hawaï en grupos de edad.

Si me preguntan qué prueba es más dura, he llegado a la conclusión de que absolutamente todas son muy duras si llevas tu organismo al límite. La principal diferencia (y eso sí que es muy diferente), es el tipo de sufrimiento que se debe soportar en cada tipo de competencia y en su entrenamiento respectivo.

Desde ese punto de vista, mi principal recomendación para el deportista aficionado es que no se precipite a pasar rápidamente a distancias superiores. El objetivo no tiene por qué ser estar más tiempo en competencia, sufriendo, creyendo que por ser una distancia mayor eso tenga más valor. Lo valioso realmente es ir rápido respecto a las propias posibilidades. Sentir que vas “muy rápido para todo lo que queda”, y que lo aguantarás. Creo que casi todas las personas pueden terminar un maratón o un triatlón distancia Ironman. Basta con seguir la adecuada progresión, no precipitarse, y aprender muchas cosas del entrenamiento y la nutrición específicos. Y aplicar una estrategia adecuada, conservadora, pero no al extremo. Lo complicado es sacar el máximo rendimiento de cada persona, sin lesiones. Y para eso es más probable si lo vemos a largo plazo. El “chiste” no es solo terminar, sino disfrutar de todo el proceso que al final nos lleva a terminar y hacer un papel acorde a nuestras posibilidades.

20131212-231944.jpg
Es bien sabido empíricamente que los corredores que destacan en distancias más cortas tienen posibilidades de ser más rápidos cuando, años después, se orientan a distancias más largas. Hay múltiples ejemplos de carreras deportivas de éxito logradas de esta manera. Sin embargo, precipitarse a distancias largas sin haber exprimido tus recursos en distancias inferiores, puede llevar a un resultado inferior al que se podía haber logrado con más paciencia. Además, parece que el trabajo de mucho mayor fondo inicial (grandes volúmenes en los primeros años) es un camino de dudoso retorno. Parece esa vía opuesta (irse de la larga distancia hacia la corta) es mucho menos segura. Hay casos de todo tipo, y gente que va y viene de unas a otras distancias. Hecho con un adecuado programa, esto es posible y de mutuo beneficio. Pero en general, y sobretodo en personas que se inician, es más sano y seguro trabajar gradualmente hacia distancias mayores, dedicando como mínimo un par de años por distancia.

Si revisan los factores que influyen en el rendimiento deportivo (ver artículos previos), es más seguro desarrollar antes aquellos más “intensos” antes que los que tienen que ver con los grandes “fondos”. Y desarrollar una base de fuerza gradual para tolerar esa cantidad mayor entrenamiento.
Por último, aunque existen numerosas ecuaciones de predicción del rendimiento en distancias superiores desde distancias más cortas, hay que ser consciente que estas características específicas de los progresos en unos u otros ámbitos también dependen de la persona. Dicho de otro modo: Usain Bolt no podría cumplir las previsiones de su tiempo en 400ml basado en el estándar de su tiempo en 100ml. Por supuesto no cumpliría el estándar de previsión de marca en 10k desde su marca en 400m, y así sucesivamente hasta el maratón. Hay personas con mejor prestación en un tipo de distancias que en otras. Y tiene mucho mérito hacer grandes marcas en distancias, por ejemplo, de 5km o triatlón sprint, sin que sea menos meritorio que “terminar” una media maratón, maratón, Medio Ironman o Ironman.

En resumen: todas las distancias tienen su mérito y requieren un tiempo de trabajo y experiencia para obtener el máximo beneficio, es preferible empezar por distancias más cortas en los primeros años, y su paso a las distancias largas será más exitoso. Si recuerdan además la “regla de los 10 años”, como consejo general podemos decirles que dediquen unos 4-6 años a cada una de ellas, como mínimo unos 2, para que en un total de entre 8 a 24 años obtengan el máximo beneficio.
No hay prisa, todas las distancias tienen su mérito y aportan una mejora que será crucial para la distancia subsiguiente. Precipitarse a preparar y correr maratones o “Ironmans” tiene un riesgo tanto de lesiones como de “estancamiento” en cuanto al rendimiento deportivo en todas las distancias. Disfruten de cada aspecto de un proceso global que puede durar muchos años y reportarle mucha felicidad si lo hace sin precipitarse y pensar en logros rápidos por objetivos muy exigentes a corto plazo.
Por: Jonathan Esteve Lanao

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s